Sin lugar para la razón

10 08 2008

En la sociedad argentina es la triste realidad. Primero está el combate, la agresión física o verbal; después en el mejor de los casos aparece la razón. Es el último recurso de los argentinos. Sólo se usa en situaciones de extrema urgencia. El conflicto gobierno-campo es el mejor ejemplo en la vida política del país. Luego de duros ataques verbales entre ambas partes y diferentes medidas de fuerza (me pareció más agresivo el gobierno), finalmente se decidió llevar el debate al congreso. Acto que debió realizarse en un principio y no como acción final. Pero salgamos de la vida política y pasemos a la vida lúdica.

Quizás, el ejemplo más claro de violencia este en el deporte nacional por excelencia: el fútbol, bello por naturaleza y fanático por nuestra cultura. Se practica en el fin de semana, momento de relax supremo del común denominador de los individuos, período en el que los problemas diarios se guardan en un cajón para dedicarnos al deleite exclusivo del juego ¡Si, en esas circunstancias irrumpe la violencia! Mi argumento principal es tan sencillo como absurdo: Si alguien viste la camiseta de un club y por un pequeño error geográfico termina en zona de la barra brava del equipo rival; el resultado es aritmético: según la variable suerte, el individuo termina en el hospital o en un cajón. Desde el inicio del fútbol en la Argentina ya hubo,  por lo menos, 224 muertos y vamos por más.  Lee el resto de esta entrada »