Sin lugar para la razón

10 08 2008

En la sociedad argentina es la triste realidad. Primero está el combate, la agresión física o verbal; después en el mejor de los casos aparece la razón. Es el último recurso de los argentinos. Sólo se usa en situaciones de extrema urgencia. El conflicto gobierno-campo es el mejor ejemplo en la vida política del país. Luego de duros ataques verbales entre ambas partes y diferentes medidas de fuerza (me pareció más agresivo el gobierno), finalmente se decidió llevar el debate al congreso. Acto que debió realizarse en un principio y no como acción final. Pero salgamos de la vida política y pasemos a la vida lúdica.

Quizás, el ejemplo más claro de violencia este en el deporte nacional por excelencia: el fútbol, bello por naturaleza y fanático por nuestra cultura. Se practica en el fin de semana, momento de relax supremo del común denominador de los individuos, período en el que los problemas diarios se guardan en un cajón para dedicarnos al deleite exclusivo del juego ¡Si, en esas circunstancias irrumpe la violencia! Mi argumento principal es tan sencillo como absurdo: Si alguien viste la camiseta de un club y por un pequeño error geográfico termina en zona de la barra brava del equipo rival; el resultado es aritmético: según la variable suerte, el individuo termina en el hospital o en un cajón. Desde el inicio del fútbol en la Argentina ya hubo,  por lo menos, 224 muertos y vamos por más. 

Hace tiempo que Sarmiento encontró una respuesta a su dilema ¿Civilización o barbarie? Pero salgamos del deporte, analicemos la vida cotidiana, los detalles, los lugares comunes que todos experimentamos en el día a día. A continuación me permito llamar la atención sobre situaciones típicas:

1. El colectivero se come una parada, el resultado: un sin fin de insultos por parte de la gente que se encuentra esperando. Incluso he visto personas corriendo colectivos para increpar al conductor. Nadie justifica el error del conductor pero… ¿Es para tanto? ¿Ganamos algo con esta actitud?

2. Individuos que se quieren bajar de sus autos para pelearse por malentendidos automovilísticos, bocinas estruendosas, etc. Te das cuenta tenía que ser……. (En este espacio ponga lo que la ocasión le exija: tachero, mina, pendejo, pelado, hincha de racing, careta, negro, etc…).

3. En las oficinas públicas los empleados suelen trabajar mal y de forma robótica. No les exijan pensar, ellos están programados por expertos en marketing (el problema principal). De cualquier manera, el argentino no tiene nada de paciencia, quiénes deben realizar muchos trámites han visto por lo menos mil peleas entre público y empleados que no terminan en tragedia por la debida presencia policial.

4. “¡¿Flaco cómo me vas a pagar con billete, no sabes que no hay monedas?!”. Quién paga sin cambio es señalado por los comerciantes como si fuese un violador, un asesino serial o un terrorista. Sin embargo, la diferencia suele compensarse con un chicle o un caramelo. Me gustaría ver la cara de un quiosquero si proponemos pagarle la diferencia de un atado de cigarrillos con palitos de la selva.

El derecho de una persona a estar furiosa, en el argentino se transforma en obligación.

Así estamos, quejosos, molestos y gruñones. Sin embargo, estas cualidades sólo son un problema para el amargado que las sufra. El conflicto es que hace rato la sociedad mutó y se convirtió en violenta. Lamentablemente, en la Argentina se puede morir por cualquier discusión estúpida. Los Cohen tuvieron un exitoso film de taquilla que titulaba “Sin lugares para los débiles”. Me parece que tanto a su película como al país le sienta mejor el título “Sin lugar para la razón”.

Julio De Bonis

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: