El ídolo de polvora

30 06 2008

“I’d rather be judged by 12 than carried by 6” (Prefiero ser juzgado por 12 que enterrado por 6) es una frase repetida hasta la náusea por aquellos ciudadanos estadounidenses que se declaran ferozmente en favor de la Segunda Enmienda de la constitución de su país, la cual los autoriza a adquirir, cobijar y, de ser necesario, utilizar armas de fuego en defensa propia, de sus familias y de sus bienes. Los números hacen alusión a los doce miembros de un jurado ante el que serían llevados en caso de que debieran rendir cuentas de su decisión de herir o matar, y a las seis personas allegadas al muerto a las que tradicionalmente se les encomienda cargar con el peso del ataúd hasta el sitio de descanso final, si es que el desdichado en cuestión, desamparado por un Estado indiferente a los derechos de los contribuyentes, ha caído víctima de la delincuencia.

El jueves 26 de Junio la Corte Suprema de los Estados Unidos declaró perfectamente constitucional la posesión de un arma cargada en el domicilio particular y su portación en forma segura. Los estadounidenses rara vez concuerdan con esta cándida interpretación de los altos jueces. Así como muchas naciones en vías de lento desarrollo hacen desfilar por los medios de comunicación escandalosos episodios de corrupción y desgobierno, la sociedad americana, quizás frívolamente, exhibe la masacre suya de cada temporada: desde la acontecida en la Universidad de Texas en Austin en 1966, con 18 muertes, hasta  la de Northern Illinois en Febrero de este año, la cual acabó con seis vidas. En medio de estos dos límites del terror figuran más de medio centenar de casos; de entre ellos, las escalofriantes matanzas de Columbine, en 1999 en Colorado, y la de Virginia Tech, en el estado del mismo nombre, en 2007. El saldo total combinado fue de 48 cadáveres.

Para muchos estadounidenses, las armas de fuego no constituyen un último recurso de autodefensa, sino una suerte de ídolo totémico al que puede recurrirse para hallar alivio ante una frustrante situación límite de índole política, laboral, académica, familar, sexual o de simple revancha contra un sistema considerado veleidoso y hasta olvidadizo de las despreciadas virtudes del jalador del gatillo. El tributo, pagado en moneda de sangre, ostenta a partir de estos días debido y legal permiso.

___

Website oficial del grupo Brady para la Prevención de la Violencia con Armas de Fuego: www.bradycampaign.org

YouTube, Video de la masacre de Virginia Tech:

 

Hadrian Bagration

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

30 06 2008
Croni

No olviden que el amigo D´elía llamó a armarse “para defender a la patria”. Saludos!

2 07 2008
Zaca

Mejor que se maten entre ellos antes que salgan a matar a otros paises. Buena la nota.

2 07 2008
Andrea

¿Cuál será la razón por la cual los norteamericanos no están completos si no poseen un arma de fuego? Tal vez el señor Bagration pueda ilustrarnos, como suele hacerlo, acerca del origen de este fetiche que raya en lo sexual que ostentan orgullosamente los vecinos del norte.

8 07 2008
mariel

Excelente nota y video estremecedor!. No olvidemos al chico de Patagones hace pocos años. Esas matanzas no son privativas del país del Norte. Lamentablemente, las manos que disparan son armadas muchas veces por adultos abandónicos, autoritarios y/o indiferentes. Mariel.

11 08 2008
Consuelo

Estimado Sr Bragation:
Me ha sorprendido en Ud., tan agudo observador, análisis rayano en psicoanálisis. Claro, se me olvidó que era argentino. No dudo del poder totémico del arma para el yanqui, pero como siempre, hay mas: el poder del dinero, y no sólo del que procede de la fabricación y venta de armas, que ya es bastante, sino también del procedente de los mismos delitos, además de que, me hace sospechar, la posesión de armas está permitiendo doblegar a las minorías, junto con el consumo de drogas, para liquidarlas literalmente o al menos para meterlas en las cárceles, crear una imágen determinada de negros e hispanos como delincuentes de los que hay que protegerse, lo que hace que los “blancos” se crean en la necesidad de poseer armas, etc. No olvidemos que por los mismos delitos, se juzga mas duramente a negros e hispanos que a anglosajones. En resumen, hay muchos intereses en la manipulación de la masa americana como para prohibir su uso y están dispuestos a pagar el tributo de sangre que diariamente esto les supone. Los individuos no importan.
Una vez mas, muchas gracias por su escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: